Presentación

Desde Mayo del 2001 he estado acariciando la idea de crear mi propia página personal, cuando el diario “Ideal Digital” me proporcionó la oportunidad de participar en un chat en el que pude sentir la magia de este nuevo medio de comunicación que es Internet. Y digo “magia” porque reconocerán conmigo que se trata de un milagro si al recibir una carta de Estambul o de Nueva Zelanda, descubrimos que el remitente aún no ha despegado el dedo del botón de “Enviar”…

La palabra “Globalización”, tan de moda en estos últimos tiempos, va de la mano de Internet y de sus posibilidades. Ha supuesto la revolución de la información y de la comunicación. Seguro que algún historiador utilizará el nombre para titular esta época. En las enciclopedias aparecerá algo así como “La era de Internet”; claro que esa lectura no se hará de un papel sino de una pantalla y no se guardará en una estantería sino en una cajita de cartón o de plástico.

Y es que afortunadamente los tiempos cambian… Y tanto cambio se acaba reflejando en nuestra forma de entender las cosas, en la forma de transmitirlo; y como es lógico, nos surgen nuevos anhelos e incluso nuestra nostalgia acaba sometida a una constante evolución.

El nacimiento de esta página se debe justo a esta evolución. Antes, para un cantaor de flamenco como yo, cada recital era una aventura entrañable porque tenías la oportunidad de convivir con los organizadores del evento, con los artistas locales e incluso de tomar una copita con los aficionados. Ahora, los coches que cada vez andan más deprisa o los aviones, el exceso de información, la cada vez mayor demanda de flamenco, en definitiva, la globalización nos ha arrebatado esos fugaces momentos de felicidad.

Y como dijo no sé quién…. “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Aprovechemos pues la herramienta más en boga de la dichosa globalización para estar más cerca. No se trata de suplir ningún momento, sino de hacer posible el encuentro, aunque sea virtual, con más aficionados y sin prisa.

Esta es mi página. Mejor dicho, tu página… porque sin ti esto no tiene sentido. Y la verdad… espero que la disfrutes tanto como yo lo he hecho al prepararla.